Saltar al contenido principal
Síguenos en

La organización regalará a cada congresista un olivo

jueves 5 de octubre de 2017 COTS Badajoz

El Colegio Oficial de Trabajo Social de Badajoz pretende que cada participante se lleve del XIII Congreso Estatal y I Iberoamericano de Trabajo Social un olivo: recuerdo de Extremadura y al mismo tiempo tan ligado al trabajo social, presente en el emblema de la profesión.

Cuidar del olivo, contribuir a su crecimiento, significará, de forma simbólica, reforzar nuestro compromiso con el trabajo social, con la resiliencia, con la paz. Pasado el Congreso, a medida que nuestro olivo crezca, os animamos a publicar en redes sociales las fotos de la evolución de vuestro árbol con el hashtag #OlivoTS

Se entregará el viernes, al finalizar las sesiones.

El olivo aparece en el emblema del trabajo social. Es una planta amable, que simboliza la paz. El Olivo es símbolo de longevidad, pues son árboles que suelen vivir cientos e incluso miles de años. Es, asímismo, símbolo de resistencia y renovación, ya que puede resistir condiciones adversas y luego reverdecer. Además, simboliza la prosperidad y la fertilidad por su abundancia de flores y frutos.
 
Es por ello que cada uno de nosotros y nosotras, los y las trabajadoras sociales, podemos decir que tenemos “vocación de olivo”. Estamos en continua adaptación al medio, a resistir ante las adversidades, siempre mostrando nuestra disposición para ofrecer ayuda y servicio.
 
Con este olivo pretendemos llevar ese espíritu que nos acompaña a cada rincón del mundo de donde procedemos, como un símbolo de un ideal que va mucho más allá de una profesión. Es una metáfora viva de nuestra entrega, de una trayectoria intensa que aun cruzando adversidades siempre sigue adelante, una materialización de los valores sociales y especialmente de la justicia social.
 
BREVES INDICACIONES PARA SU CUIDADO
Como ser vivo que es, su olivo ha de adaptarse al nuevo entorno en el que ha de vivir, por lo que se recomienda que cuanto antes lo pase a un contenedor mayor del que se encuentra en estos momentos, que es sólo para transporte, procurándole un abonado, sobre todo si va a permanecer en maceta donde los nutrientes no se regeneran y se agotan.
 
Si hemos de agregar alguna enmienda al suelo debe ser un abono nitrogenado, principalmente antes de la primavera para que cuando entre en la fase de brotación tenga nutrientes a su alcance.
 
Es una planta de exterior y no es compatible con su desarrollo dentro de nuestras viviendas.
 
La planta que tiene en sus manos es una planta de la especie olea europea u olivo doméstico, concretamente de la variedad Arbosana. El olivo es un árbol originario de las costas orientales del Mar Mediterráneo y tiene la peculiaridad de poder adaptarse y soportar todo tipo de clima, desde los más suaves hasta los más adversos, como a las fuertes heladas a las que se expone justo antes de entrar en su proceso de floración. La variedad Arbosana es originaria del noreste peninsular, y se caracteriza por ser un olivo de porte más pequeño y menor masa arbórea, hojas anchas y de color verde menos intenso que en otras variedades. Su fruto es pequeño, redondeado y muy apreciado por la calidad de su aceite, con aromas y matices afrutados.
 
Si vives en una zona muy fría y tu olivo es joven, es recomendable que sea de maceta, de esta manera podrás moverlo con mayor facilidad para evitar exponerlo a bajas temperaturas. Si habitas en zonas cálidas, puedes plantarlo desde el primer momento, ya que estos árboles adoran el sol y las temperaturas altas.
 
Esta planta también tiene la capacidad de poder adecuarse a cualquier tipo de suelo, pero su mejor desarrollo se da en superficies de tipo arcillosas, profundas y con buen drenaje.
 
El olivo, cuando se encuentra en maceta, su riego debe ser más frecuente ya que la tierra suele secarse con mayor rapidez. También agradecerá los riegos en periodos de sequía o de intenso calor. Lo verdaderamente importante del riego es evitar el anegamiento y estancamiento de agua, ya que esto podría ocasionar que sus raíces comiencen a pudrirse.
 
RIESGOS DE ENFERMEDADES
El olivo es sensible a ciertos hongos como el repilo, para prevenir su aparición es aconsejable hacer uno o dos tratamientos anuales con un fungicida a base de cobre, una vez recolectado el fruto y antes de la poda para evitar la entrada de estos hongos por las heridas de corte y siempre antes de la floración.

 

jueves 5 de octubre de 2017

La organización regalará a cada congresista un olivo